¿Vives o Sobrevives?

Hemos hablado en alguna otra ocasión del ritmo tan enloquecido que solemos llevar habitualmente.

Cuando le preguntas a una amiga, un amigo, un hermano, un conocido… ¿Qué tal estás? …

Empiezan a contarte las miles de cosas que tienen que hacer, el poco tiempo del que disponen, su infernal horario de trabajo, las múltiples actividades….

Y es así cómo se ven.

Como un conjunto de cosas por hacer, tareas inacabadas, estrés y poco tiempo… ¿poco tiempo o poca vida?

En realidad, cuando yo pregunté a esta persona:  ¿Qué tal estás? no quería saber exactamente  la lista de sus ocupaciones. Lo que quiero saber cuando me intereso por alguien es, qué tal está su corazón, su vida, sus ilusiones… ¿qué tal te va la vida? ¿cómo estás disfrutando del día, de tu familia, de tu perro, de tu trabajo…? ¿cómo estás procurando ser feliz, vivir la vida de la mejor forma posible…?

Porque lo queramos o no, la mayoría de las veces andamos sobreviviendo, más que viviendo. Puede ser un trabajo de muchas horas, o que nuestros hijos tengan múltiples actividades y tengamos que andar como locos llevándolos de un lado para otro… (y pobrecitos ellos que no tienen tiempo de jugar o simplemente, aburrirse…)

Si es tu caso, ¡frena! Frena esta agotadora vida. Si realmente no te queda otro remedio que hacer todo lo que ahora mismo tienes, y hasta que te liberes de tareas… hazte un cuadrante.

Sinceramente, yo soy una de esas personas que “siempre” tienen muchas cosas que hacer. Uso una agenda y voy ubicando tareas en diferentes días de la semana. Pero ayer, me hice un cuadrante. Los lunes, tengo que hacer esto y eso, los martes, aquello…

¡Qué felicidad! Tengo mis tareas distribuidas, incluso he reservado un tiempo en dos días para hacer mis cursillos pendientes. Creo que así comenzaré a Vivir Mejor, porque, no estaré preocupada porque se me olvide algo, y por otra parte, al distribuir racionalmente las tareas, los días quedan equilibrados y tengo tiempo para aburrirme si quiero.

Y poco a poco, hay que liberarse de cosas que no te aportan nada. Tu eres la persona más importante para ti, ni tus hijos ni tu esposo/a o tus padres… eres tu, cuídate, mímate y no te agobies queriendo hacer las cosas de los demás.

Hace poco escuché de una persona muy sabia que “Si no dejas que los demás se equivoquen, les estás quitando el derecho a crecer, a evolucionar,… y ¿quién eres tu para impedir que alguien crezca?”

No te cargues con las tareas que no te corresponden, y deja a los demás que crezcan, que se equivoquen. Ellos aprenderán, y tu tendrás una vida más tranquila. Ya sabes que el estrés continuado, no es bueno para tu cuerpo físico pues crea diferentes enfermedades.

Así que ya lo sabes, ¡Vive!, en lugar de sobrevivir.

Que tengas una feliz semana!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Artículos Relacionados

Emprendedor: Por qué no consigues que tu negocio crezca y cómo solucionarlo

Emprendedor: Por qué no consigues que tu negocio crezca y cómo solucionarlo Déjame contarte una historia… Laura trabajaba 10 horas diarias en su antigua empresa y su sueldo no era para tirar cohetes. Su horario, además, era tan malo que no le dejaba tiempo libre para poder disfrutar de sus hobbies y casi no veía

Cómo logré superar la falta de seguridad en mí misma

Cómo logré superar la falta de seguridad en mí misma Durante gran parte de mi vida he sido una persona insegura, con baja autoestima y que no confiaba en sí misma y sus posibilidades. Creía que emprender era algo para personas valientes y con carisma, pero desde luego no para mí. Ahora que escribo estas

POSTS & VIDEOS

BUSINESSES

DISCOVER

  • OlsanaMind
  • Hazte Oír
  • Marketing Al Desnudo
  • Hipnosis 360